Blogia
Asociación Española de Eneagrama

Tres filtros

Tres filtros

LOS TRES FILTROS

 

En cierta ocasión, un hombre sofocado se acercó a Sócrates y le susurró al oído:

- Escucha, como tu amigo que soy, tengo algo muy grave que decirte, en particular...

- ¡Espera!... atajó el sabio prudente.

- ¿Ya pasaste lo que me tienes que decir por los tres filtros?

- ¿Tres filtros?, preguntó el visitante, sorprendido.

- Sí, mi querido amigo, tres filtros. Observemos si tu confidencia pasó por ellos. El primero es el filtro de la verdad. ¿Guardas absoluta certeza en cuanto a lo que pretendes comunicar?

- Bien -ponderó el interlocutor-, asegurar, no puedo... Pero, lo oí decir y... entonces.

- Exacto. Seguramente pasaste el asunto por el segundo filtro: El de la bondad. Aunque no sea real lo que se juzga saber ¿será por lo menos bueno lo que me quieres contar?

Vacilando, el hombre replicó:

- Eso no... Muy por el contrario...

- ¡Ah! -adujo el visitante agitado-, entonces recurramos al tercer filtro, el de la utilidad y notemos el provecho de lo que tanto te aflige.

- ¿Útil? -contestó el visitante agitado. -Útil no es...

- Bien -remató el filósofo con una sonrisa-, si lo que tienes que confiar no es verdadero, ni bueno, ni útil, olvidemos el problema y no te preocupes con él, ya que nada valen casos no edificantes para nosotros...

Ahí está mi amigo, la lección de Sócrates en cuestiones de maledicencia.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Elena -

Este texto es muy bueno para tenerlo siempre presente a la hora de hacer un comentario sobre alguien. Por eso lo he colgado en la oficina donde trabajo, donde los comentarios sobre los demás son, a veces, venenosos, llenos de malas intenciones e inciertos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres